Venecia

*Carnaval;
El carnaval de Venecia se relaciona con la historia el encanto y la tradición: sus habitantes y turistas le han brindado un interés muy importante, lo que permitió el desarrollo de la transgresión en el arte, la historia, y la cultura de una de las ciudades más hermosas del mundo.


*La fiesta de Sensa;
En los siglos previos este día feriado sostuvo un papel importante en la vida sociable y política de Venecia, que resultó en una de las fiestas más importantes y suntuosas, entretejiendo la leyenda, el mito e historia de la ciudad. Hablando históricamente el Sensa es el resultado de la unión de todas las distintas clases civiles y religiosas, olvidándose también las edades, con el mar. Por lo tanto, se podrá disfrutar de una fiesta en honor a la unión y a la estrecha relación con el mar.


*La fiesta de Redentore;
Cae en el tercer domingo en julio, cuando la Misa Sagrada es tenida lugar en presencia del Patriarch, proseguida por una procesión religiosa. El momento de regocijo tienen lugar en el sábado por la noche cuando un telón de fondo inmejorable en la cuenca Saint Mark, permite con lujo de luces y reflectores producir un caleidoscopio con los colores reflejándose en los edificios cúpulas y campanarios de la ciudad. El fin de semana termina con una regata por las góndolas.


*La regata histórica;
Incluso ahora la Regata Histórica es uno de lo más espectaculares, pintorescos y destacados eventos de la vida veneciana, capaz de encantar tanto a los turistas, como a los espectadores locales. Se celebra la bienvenida a la esposa del rey de Chipre cuando en 1489 renunció a su trono a favor de Venecia. Es una procesión de botes de estilo del siglo XVI, con el famoso Bucintoro, bote que representa la Serenissima, en su cabeza. Luego de la competición los espectadores participan con entusiasmo de los distintos eventos deportivos.


*La fiesta del Saludo a la Virgen;
Probablemente este día es el menos característicos de los turistas, ya que los sentimientos más fuertes los provoca a los habitantes venecianos que con afán e historia se aferran a las raíces religiosas.