Venecia
La plaza más importante de Venecia es la Plaza San Marco; Plaza San Marcos es, desde hace siglos, el símbolo histórico de Venecia, única en el mundo por su encanto y meta de millares de turistas. La plaza se remonta al siglo IX, cuando el dux, que abandona Malamocco y se traslada a Rialto, decidió que esta plaza era el lugar donde establecerse porque aquí confluían las principales vías del agua. En aquella época, la plaza estaba en una isla que se llamaba "Morso", por la que pasaba el Río Batario que la dividía en dos: en un lado estaban la Basílica de San Marcos y la Iglesia de San Teodoro, en el otro, la Iglesia de "San Geminiano" y los amplios huertos del convento de "San Zaccaria", mientras que el Palacio Ducal estaba separado de la plaza por un canal.
Desde su origen, en la plaza se han celebrado muchas actividades de la ciudad, desde mercados a espectáculos teatrales, procesiones o desfiles de carnaval. En el siglo XII, por decisión del dux Segastiano Ziani, para celebrar una visita del papa Alejandro III y del emperador Barbaroja, la plaza fue reformada:el Río Batario fue enterrado, alrededor del Palacio Ducal se construyó una plaza donde se alzaron las columnas de San Marcos y San
Todaro,los patrones protectores de la ciudad, la iglesia de San Geminiano fue demolida y reconstruida justo en la parte contraria y se empezaron a construir las actuales "Vecchie Procuratie". En los siglos XIV y XV, se modificaron el Palacio Ducal y la basílica para respetar el nuevo gusto del estilo gótico, se construyó la Torre del Reloj y se modificaron las Procuradurías Viejas. En el siglo XVI, Sansovino y después Scamozzi construyeron la Librería, la "Loggetta" (la lonja) y las Procuradurías Nuevas, para darle todavía más prestigio a la ciudad. Las tiendas de café, la primera abrió en 1683, han contribuido para que la plaza sea aún más especial. El Florian, el Quadri, el Lavena son cafés del siglo XVIII que siguen abiertos y donde los turistas pueden probar un café en la Plaza de San Marcos.
Otra peculiaridad de la plaza son... las palomas. Existen varias teorías para explicar el porqué de su presencia: puede ser que vengan de las palomas que le donaron a la mujer del dux con la llegada del ejército de Atila, o que vengan de las palomas que liberaban para celebrar la Semana Santa. Aunque no se sepa de dónde vienen, el hecho es que hay muchas y que son un atractivo para los turistas. Hay que recordar que está prohibido vender comida para las palomas, para intentar disminuir la cantidad, ya que pueden ser portadoras de enfermedades.
Cerca de la laguna, en el punto más bajo de la ciudad, la plaza es una de las primeras zonas que sufre la marea alta, en estas ocasiones, se puede cruzar la plaza gracias a unas pasarelas que se montan. La Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, los famosos cafés y las elegantes tiendas hacen que esta plaza sea especial, por esto hay que prepararse para quedarse boquiabierto.




Campo San Polo es una de las más antiguas y amplias plazas donde, durante siglos, se han celebrado ceremonias, representaciones con disfraces, fiestas, bailes y combates entre perros y toros. En 1548, en esta plaza asesinaron a Lorenzo de Médicis, que se había refugiado en Venecia cuando mataron a su primo Alessandro. En el lado oriental de la plaza, se encuentra el precioso palacio Soranzo, y en la parte noroccidental, el palacio Corner. Desde 1979, esta plaza es uno de los puntos neurálgicos del carnaval y, además, durante el festival de cine de Venecia, se proyectan películas.




Esta plaza se llama "Campo dei Mori" porque en esta zona estaban las casas de los mercaderes árabes, que están representados simbólicamente con las tres estatuas, del siglo XIII, de los tres hermanos moros Rioba, Sandi y Afani, que venían del peloponeso (del Reino de Morea) y que llegaron a Venecia en 1112, donde construyeron el Palacio Mastelli. Sus estatuas de piedra, estropeadas por el tiempo, están en las paredes del lado oriental de la plaza. En una esquina, hay una cuarta estatua con una particular nariz de metal oxidada que representa al Señor Antonio Rioba, portavoz de críticas contra la política de la República.